Lo importante

10 comments
Imagen: Fanzine Pez

Después de un trimestre intenso, emocionante, llega la hora de hacer balance. Cada vez tiendo más a lo esquelético, a lo esencial. Cada vez me alejo más de lo barroco, del ornamento, de lo accesorio. 
Esta especie de ascesis me lleva a largas meditaciones (aunque parezca que estoy echando la siesta estoy pensando) y a dudar del suelo sobre el que piso
Últimamente he llegado a la conclusión de que la expresión "sistema educativo" es una contradicción de términos. El aprendizaje es algo caótico, difícil de observar, porque el observador (el/la docente) influye en lo observado, prácticamente lo "construye", crea una ficción de aprendizaje que sella con un número en un papel.
Entre todo lo que pasa en un aula por decirlo al estilo de Juan de Mairena creo que no valoramos las cosas importantes. Al menos, intentamos obviarlas. 
Para mí, que V. haya escrito una carta preciosa en su blog, y me lo anuncie con una sonrisa, que M. por fin me mire cuando entro en clase, que L. encuentre un libro que le guste y no levante la vista de sus páginas, son cosas importantes.
Me importa que S., tras destrozar cada día todas las normas de convivencia del Reglamento del centro, explote y llore como un niño que es, porque, según me cuenta, tiene muchos problemas en casa y no sabe lidiar con lo que le viene encima. Le doy mucho valor a una sonrisa por el pasillo, a una mano que se aferra amistosa a mi brazo y me acompaña obstinada. Quizá esos detalles no llaman mucho la atención, ni merecen tuits con miles de retuits, pero a mí me dicen quién soy, cuál es mi labor.
Al final del trimestre he pedido una valoración del trabajo a mi alumnado, y han escrito cosas que me hacen sentirme tremendamente satisfecho, porque creo que la gran mayoría ha captado sin problema qué es lo verdaderamente importante.

Con la tecnología de Blogger.